Estás en: Programación > Ópera en el Cine > «La Cenerentola» de Gioachino Rossini (1792-1868)

Artes escénicasCineMúsica

Ópera en el Cine > «La Cenerentola» de Gioachino Rossini (1792-1868)

Entradas disponibles

sala cine

sábado 17 de febrero de 2024 a las 19:00

PRECIO

Precio general: 12€

Precio Club Cultura: 10 €. Hasta el día anterior a la proyección. Máximo dos entradas por tarjeta.

Precio compra conjunta de las tres óperas: 27€. (Venta disponible solo en las taquillas hasta el día 27/01/2024)

 

*Actividad adherida al Bono Cultural Joven (solo aplicable en taquilla física del Centro Niemeyer)

Entradas disponibles en la taquilla del Centro Niemeyer

VENTA DE ENTRADAS

Taquilla del Centro Niemeyer

Venta online

Taquilla Laboral Ciudad de la Cultura (Gijón/Xixón)

CITPA (Oviedo/Uviéu) 

Duración: 180’ aproximadamente

 

Evento con sistemas de accesibilidad auditiva bajo demanda

 

https://www.centroniemeyer.es/events/event/opera-en-el-cine-la-cenerentola-de-gioachino-rossini-1792-1868/

Copiar esta URL para compartir este evento.





Director musical: Riccardo Frizza

Director de escena: Stefan Herheim

Orquesta y coro: Titulares del Teatro Real

Equipo artístico: Don Ramiro, Dmitry Korchak o Michele Angelini; Dandini, Florian Sempey o Borja Quiza; Don Magnífico , Renato Girolami o Nicola Alaimo; Clorinda, Rocío Pérez o Natalia Labourdette; Tisbe, Carol García.

Dramma giocoso en dos actos, cantada en italiano, con subtítulos en castellano, grabada en 2021 en el Teatro Real de Madrid.

La historia de la sirvienta que se transforma mágicamente en princesa está presente en las tradiciones folclóricas de la antigua Grecia, la dinastía Tang en China, Las mil y una noches, así como en las antologías de Perrault, los hermanos Grimm y –como todos sabemos– Walt Disney.
Ahora bien, en ninguna de ellas –que sepamos– se pronuncia la pregunta de resonancias hamletianas que si escuchamos en La Cenerentola de Rossini.
En efecto, un siglo y medio de tradición de commedia dell’arte y otro más de opera buffa no habían transcurrido en balde y, así, el último dramma giocoso del último gran representante de este género batió todas las expectativas en su tiempo –la ópera llegó hasta Constantinopla, Buenos Aires, Calcuta y Sídney a solo unas pocas décadas de su estreno en Roma– del mismo modo que sigue sin defraudar en el nuestro.